lunes, 3 de junio de 2013

George Muller y la providencia de Dios


     ¿Que pasaría?  si un día sientes que tienes que empezar algo especial, algún tipo de obra social, algún tipo de proyecto en el cual quieres servir a Dios. Esperarías a proveer los fondos necesarios, o te involucrarías en la aventura de servir a Dios pensando en que Dios proveerá por el camino.
     Hoy presentamos en nuestro apartado de testimonio cristiano y productividad personal  a George Muller, un hombre que basó su ministerios en la providencia de Dios, predicador y misionero ingles. Nacio en Prusia en 1805 y murio en Bristol en 1898.
    Por donde claramente se le conocio fué en su afan de fundar hogares de acogida para niños desamparados, proveiendoles de educación, sostenimiento y comida.

   
     George Mulller venia de la calle, era un delincuente y estafador a los 17 años ya conoció la cárcel, pero el tubo la oportunidad de asistir a un hogar cristiano donde se aprendía la palabra de Dios, y empezó a formarse en ella. Quedó claramente impactado por el ministerio de la Gracia de Dios algo que llevo siempre en su vida personal y comunitaria. El fue Pastor de la capilla de Ebenezer en Devon, fundando también la Institución para la promoción del conocimiento de las escrituras, apoyando a misioneros, escuelas cristianas y reparto de Biblias, siendo también fundador del movimiento de los hermanos de Plysmouth.
    Pero en el año 1836 fundó junto con su esposa Mary Groves en su hogar un centro de acogida con más de 30 niñas, y en 1849 ya estaban construyendo un edificio para una capacidad de 300 niños y niñas.
    La providencia de Dios fue fiel y pasados 20 años ya estaban atendiendo a más de 2000 niños en cinco centros de acogida.
    El secreto de este ministerio se basó en la Providencia de Dios, el cual suplio en todo momento. Más adelante pudo hacer también viajes misioneros en EE.UU, India, China y Australia. En 1898 partió para la presencia del Señor. Aquí tenéis el vídeo pelicula de la biografía de  George muller, subtitulado al castellano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario