sábado, 22 de junio de 2013

MAYORDOMIA CRISTIANA

    Hay un principio de reconocimiento, de la misma forma que reconocemos cuando estamos atados económicamente también es bueno reconocer que podremos liberarnos de dichas ataduras.
    Eso no significa que sepamos la "formula mágica" que solucione todos nuestros problemas sino más bien unos principios que nos van ayudar a saber gestionar nuestra economía más eficazmente. Aunque muchas veces los errores del pasado sirven como lecciones para emprender el futuro. Vamos a intentar plasmar unos principios bíblicos que nos pueden ayudar en nuestras preocupaciones económicas y en poder tener una conciencia más limpia delante de Dios, a parte de poder tener nuestra situación financiera bajo control.

" Más vale un puño lleno con descanso que ambos puños llenos con trabajo y aflicción de espíritu" Ecl. 4:6

     Mayordomo es aquel que ejerce de administrador sobre los bienes que el dueño le confia, de la misma forma Mayordomía es el servicio que el cristiano rinde a Dios, reconociendo que todo lo que tiene es un regalo de Dios y por lo tanto debe de ser administrado de acuerdo con su voluntad y para su Gloria.
    La Mayordomía es un estilo de vida. Las Matemáticas de Dios son incompresibles para el hombre, pero hay unos principios claros que dan indicios de como funcionan.

A.- PRINCIPIOS BÍBLICOS.

1.- DEVOCIÓN. ( El principio de la sabiduría es el temor a Jehová)

     El fundamento esencial del  pensamiento y el punto de partida de la sabiduría humana, deberíamos de comportarnos como si el Señor estuviera leyendo nuestros pensamientos y vigilando nuestras acciones. Por ello agradecemos lo que El nos da y entendemos lo que es su provisión para nuestras vidas Fil.4:6, sabemos que todo viene de Dios y lo tenemos muy presente en este caso en nuestro comportamiento económico.

              "Por nada esteis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con  acción de gracias"  Fil 4:6

2.- ADMINISTRACIÓN (administramos lo que El nos dá)
   
     El Señorío de Dios en nuestra vida implica también nuestro bolsillo, todo lo que tenemos se lo debemos a  El por su gracia, por ello administramos con mucho cuidado lo que el nos da. Lc 16:10-13 ! tim 3:4

3.- INVERSIÓN (nuestro tesoro está en los cielos)
   
    ¡Donde inviertes tu dinero?, porque muchas veces hablamos del cielo pero perseguimos las cosas materiales, cuando nuestro llamado es atesorar tesoros en el reino celestial  Mat.6:20
     La parábola de las minas (Lc.19:13) en la que se dice a diez siervos "Negociad entre tanto que vengo" nos habla de la diligencia en cuanto al dinero.
    El Señor espera que hagamos un uso sabio de sus recursos, Lc.19:13, Lc. 21:1-4, somos inversores en el banco de los cielos, !rentabiliza lo que Dios te ha dado!

(continuará)

No hay comentarios:

Publicar un comentario