jueves, 11 de julio de 2013

Pensamiento Fugaz (1)

     El evangelio del Reino es una invitación, a regresar a través del arrepentimiento, a vivir según la clara intención de Dios, a llevar una vida consecuente, a ser una opción de vida para un mundo en constante desencantamiento.
     Se vive la iglesia a la luz del evangelio pero en un formato contextualizado, dandole más enfasis en las formas que no en el contenido y muchas veces queremos ser "sal y luz" cuando claramente no hay una diferencia marcada en nuestro contexto.
    Queremos impactar en nuestra sociedad demostrando en nuestra liturgia que estamos a la ultima utilizando las nuevas tecnologias como recurso , cuando realmente no estamos demostrando nada  son las formas que el mundo mueve diariamente.
     El impacto radica en ser agentes de la gracia de Dios, porque agentes sociales hay. La humanidad vive con toques de compasión  pero con la gracia de Dios es otro cantar. Se marca la diferencia cuando esa acción de la gracia de Dios la llevamos a nuestras realidades próximas y operamos con ella.
     Cuando vivimos las realidades sociales de nuestro entorno y aplicamos los principios claros del evangelio es cuando realmente empezamos a ser eficientes, ahora en los tiempos que corren es una buena oportunidad de ser consecuentes y poder colaborar en ayudar a todas esas personas que de la noche a la mañana lo han perdido casi todo por culpa de la crisis.
     La diferencia radica en ser más operativos y no tan teóricos en ser más pragmáticos y no a comtemplar las desgracias de los demás como meras estadísticas y alcanzar nuestros barrios, comunidades y zona de influencia con el mensaje del amor de Cristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario