sábado, 4 de enero de 2014

La biblia dejemos que fluya.

    La Biblia sin duda es más que un libro, a parte de ser el best seller por excelencia de todos los tiempos, recoje un conjunto de libros cuyas partes más antiguas fueron escritas hace miles de años. Hay quienes ponen en duda su fiabilidad ya que consideran que es un mensaje antiguo y obsoleto, pero debemos de considerar que el trascurso de la historia más que ser lineal es circular, es decir los temas suscitados siempre vuelven una y otra vez.
   
 Pero lo más increíble es que cuando nos acercamos a la Biblia no solo nos enfrentamos con el problema del origen del hombre sino que nos hace plantearnos las aplicaciones que hoy día podemos sacar para nosotros. Según estudiosos de muchos países revisada está desde un aspecto matemático es imposible que sea de origen humano, dada la complejidad matemática, estadística y científica que con lleva dicho libro, aunque esto lo consideraremos como mera anécdota ya que la propia palabra declara que su origen es divino.
   Aunque es el proceso de la fe como base principal que nos lleva a creer que este libro es de revelación divina para el hombre de hoy día. La misma lógica de su palabra te hace ver como debe de ser interpretada aunque hoy en día hay demasiados pretextos montados y monopolizados al rededor de este libro, la Biblia no es exclusividad de las religiones organizadas, no es exclusividad del clero es para todo aquel que como la propia palabra declara pida razón de la esperanza que en ella hay.
   Y es el encuentro con dicha palabra que te hace entender la realidad espiritual que hay en nuestros medios, porque los cristianos sabemos por la palabra que somos pecadores pero el hombre que nunca ha tenido un encuentro con La Palabra no.
    Hay un mensaje de esperanza dentro de la Biblia, para un mundo en constante agonía, dejemos fluir la palabra por nuestros entornos, porque como dice en uno de sus escritos : La fe viene por el oír y el oír la palabra de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario