jueves, 13 de marzo de 2014

Recibi un whatsapp

      El otro día recibí un WhatsApp... seguro que hasta aquí nada nuevo, todo el mundo smarphoneados hemos recibido un mensaje de esta características, creo que millones de mensajes cada día se mandan por este medio, ya forma parte de lo habitual de nuestros días.
      La persona que me lo mandó era una persona que estaba en unas conferencias y dada la temática que se estaba tocando se acordó de mi, y me mando un saludo y unas notas....
     Unos días después cuando la vi, descubrí que me lo había mandado desde Tailandia, la cosa ya pinta un carácter más extraordinario, es increíble como estando a la otra parte del planeta ya nos podemos comunicar y transmitir nuestras sensaciones quizás en cuestión de segundos.
     En los cristianos hay un elemento importantísimo que nos une y nos hace tener las mismas sensaciones en diferentes sitios, "siendo de un mismo sentir", el espíritu de Dios nos ha unido para compartir el mensaje del Reino y para considerar todo lo que tenemos por delante.
    El domingo cuando partimos la santa cena, en diferentes partes del planeta lo estamos haciendo, prácticamente en los cinco continentes. La revelación de Dios por medio de sus escrituras ya llegaba a todos, antes de que se inventase el Internet, o su predecesor el telégrafo. Sinceramente no vamos a estar más unidos con estas nuevas tecnologías, ni vamos a ser mejores, quizás más comunicados.
     La oración, la unidad de la iglesia, la proclamación del evangelio seguirán siendo los recursos que vamos a seguir utilizando hasta que el Señor venga. Mientras tanto disfrutemos de estas nuevas tecnologías pero sin olvidar ni sustituir la relación personal, creo que para "Los unos a los otros" no hace falta tanto ingenio digital si no más amor fraternal y consideración por parte nuestra.


   

No hay comentarios:

Publicar un comentario